A mi niña interior

niña interior

Hola. ¿Cómo estás?

Hace un tiempo que no hablamos… ¡Es que estoy tan ocupada! Y es difícil hacerse tiempo a veces. Bueno, para vos no. Para vos el tiempo es eterno. A vos nunca te falta tiempo para lo importante, ¿No?

¡Es que yo antes era igual!

Pero viste cómo es esto. Uno avanza, uno crece, uno evoluciona… ¿No se trata de eso la vida? ¿De cambiar?

Seguro mientras leés esto estás tomando mates con la abuela. Esos mates de chapa y azúcar… A veces, no te voy a mentir, los extraño un poco. Pero últimamente prefiero el mate amargo y en recipiente de madera. Generalmente, tomo mate con una pantalla en frente, porque mi tiempo de mate y mi tiempo de trabajo se diferencian más bien poco. Qué distinto es todo entre vos y yo.

En realidad, te escribo esto porque estuve pensando mucho en vos últimamente. Hay días en los que te siento más cerca que nunca, y eso, aunque no lo creas, me hace bien. Y sentí que tenía que escribirte, para decirte algunas cosas. Pero sobre todo, para darte un consejo:

No le creas a nadie que te diga cómo tenés que ser.

En serio te lo digo, estuve pensando en eso, tengo un poco más de experiencia. Y vos sos un poco influenciable, yo lo sé. ¡Te conozco bien! Y la gente tiene buenas intenciones, pero no te va a entender siempre. Y si vos querés ser como ellos te digan… ¡Vas a perder tu magia!

En serio te digo. Cuando te digan “la loca de piscis“, henchite de orgullo. ¡Es hermoso estar loca!

Y cuando te digan que no podés hacer algo, no respondas nada. Simplemente andá y hacelo. Sobre todo si te dicen que no podés hacer algo por ser mujer. ¡Sos más poderosa que muchos machitos que conozco!

Cuando quieras bailar, hacelo, aunque se te traben los pies. Y cuando quieras cantar, respirá hondo y soltá la música como si fuera el aire.

Pero, ¿Sabés? Sobre todo, no dejes de escucharte a vos misma. Y no le creas a nadie cuando, como yo, te diga que no hay tiempo. ¡Vos sos el tiempo!

Sé feliz -o sé auténtica, que vendría a ser lo mismo. Lo demás va a ir llegando solo.

Te quiero siempre.

R.

____

Esta carta surgió como parte de uno de los talleres del I Encuentro de Mujeres y Escritura, llevado a cabo en Montevideo la última Semana Santa, y del que tuve el enorme placer de participar.

Para contagiarse un poco de todo el amor que ese evento nos regaló, y sigue regalando al mundo, pueden seguirlo también en Facebook e Instagram.

1 comentario

  1. ¡Me encanta! En el encuentro me hiciste reír un montón. ¡Abrazos!

Deja un comentario