Ser latinoamericano

ser latinoamericano

El dolor de nuestros ancestros, hoy es el mío también. Nunca antes, como hoy en Colombia, me sentí tan ligada a mi ser latinoamericano.

No sólo porque masqué coca (y me la tragué, aunque no debía). Ni porque sabía, a diferencia de los gringos que hicieron el Walking Tour conmigo, quién era Simón Bolívar.

Me sentí latinoamericana en el viejo dolor compartido. En las heridas que tenemos en común.  En las tristezas que nos han marcado, y que llevamos adentro. Que forman parte de nuestra sangre.

En la cultura saboteada, en los justos asesinados, en los injustos que siempre llegan al poder.

Hoy entendí que ser latinoamericano no tiene que ver con la forma en que lucimos. Sí, es cierto: los argentinos nos parecemos a los Europeos. Los argentinos venimos de los barcos.

Pero, ¿Y nuestra historia?

Si hay algo del ser latinoamericano en mí, eso lo entendí hoy. Le doy gracias a Colombia por eso.

Deja un comentario